viernes, 15 de septiembre de 2017

CARRERAS DE VERANO

El verano es época para disfrutar, correr por correr sin presiones, sin cronómetros y sin programas, pero también es época de participar en alguna carrerina (o carrerona) de las llamadas populares donde no importa tanto los tiempos y los puestos como el dejarse llevar por sensaciones. Y ésto ocurre con las dos carreras en las que participé:
CROSS DE BAÑUGUES: nueva carrera veraniega por la senda costera que tan bien conozco pues por allí entreno todos los días. La organización tuvo que cambiar el recorrido pues no tuvo el permiso, creo que mejoró ya que fue todo por senda sin apenas asfalto y ocho kms largos con un par de subidas guapas. Al final 38´39´´ y quinto en categoría VET 2, y una arrozada en el prao de la fiesta.


TRAIL DUNAS DE VERDICIO: sexta edición de esta carrera y segunda vez que participo; este año además tenía la particularidad que había dos distancias, una corta de diez kms y la larga de dieciséis. La salida del chiringuito por Los Campones, pasando por Ferrero hasta llegar a Peñas donde se hacía un bucle para volver a la senda hasta el chiringuito, aquí terminaban los de la carrera corta y los demás cruzábamos la playa en dirección al Molín del Puertu, todo ello por la senda y caminos en continuos desniveles, que hacían de la prueba una dureza bien conocida. La llegada al chiringuito muy guapa y con buenas sensaciones finales, un tiempo de 1h27´02´´ , lo cual no está nada mal y nuevamente quinto en categoría VET 2. Las cervezas finales en el chiringuito de lo mejor.


En definitiva, un buen verano con vistas al gran objetivo otoñal: MARATÓN NY.

martes, 20 de junio de 2017

10 KMS DE AVILÉS

El sábado día 10 de junio se celebró el diez mil de Avilés, en su tercera edición, con una tarde de un calor inusual por estas tierras lo cual hizo aún más dura la prueba. Nos dimos cita más de seiscient@s corredores con gran ambiente atlético siendo el inicio y final en la Plaza del Ayuntamiento y en un circuito a dos vueltas por las calles avilesinas, rompe piernas a más no poder, con tres subidas que en la segunda vueltas se hicieron muy duras. 
Salimos de la calle La Cámara, bastante estrecha, por cierto, hacia el Ayto, como balas, el primer km a 4´08´´ 
calle Rivero y comenzamos a bordear el Parque Ferreras con una subida curiosa ... a 4´21´´ el segundo km. 
Nos vamos por la zona de Las Meanas y otra subida tremenda para bajar hacia Sabugo,    a  4´01´´/km
y salir al Parque, a 4´28´´ y con un calor sofocante 
en dirección al Ayto para iniciar la segunda vuelta (4´11´´/km) y 21´10´´ en esta primera vuelta Iniciamos la segunda donde vamos a sufrir bastante, el asfalto se te pega a las zapatillas, un trago de agua y palante... La subida alrededor del Parque se hace muy dura, hay que beber lo más posible, vamos todos muy justos pero hay que darlo todo 

este penúltimo km a 4´35´´ se hizo durísimo (basta ver la foto), el último empujón y ya estamos en meta 
que tuvo su recompensa, segundo en la categoría (44´10´´) y el 173 de la general. En definitiva, muy contento para la altura de la temporada en la que estamos, una buena ducha, mucha fruta y agua y como nuevo.... 

jueves, 25 de mayo de 2017

M. M. VITORIA

Después de muchos meses sin competir, nos fuimos a la media de Vitoria en compañía de parte del equipo de Cace´s Team. Urbano y yo correremos la media y Javier y Pili el diez mil, el objetivo era simplemente coger el ritmo de competición y hacer una carrera por debajo del 1.40.
Llegamos Dolores y yo el viernes con una tarde de agua aunque las predicciones para el fin de semana eran buenas como así fue; dimos una vuelta por Vitoria para picar algo y para el hotel que no estaba la cosa para muchos paseos. El sábado madrugamos un poco pues habíamos quedado Javier y yo (Urbano llegaba más tarde)  para correr un poco con Martín Fiz, unos cinco kms por el parque en compañía de muchos corredores

Después de un buen desayuno, salimos a pasear por la ciudad en un día ya precioso, y buscamos dónde picar algo, que en Vitoria hay mucho donde elegir, y para el hotel, que no hay que perder mucho las fuerzas. Ya teníamos los dorsales en el hotel, por lo que no nos hizo falta ir hasta la feria que se encontraba un poco lejos; Dolores salió a andar, que en Vitoria hay numerosos parques y la tarde estaba para ello. Ya entrada la tarde salimos a tomar una cerveza y a la pizzería Il Dolomiti, que ya teníamos reservada, una buena pasta y para la cama, que hay que madrugar.
Nos levantamos bien temprano, a las 6,40 para bajar a desayunar, lo de siempre, fruta, queso fresco, yogourt y café con tostadas con miel, y a preparar todo el equipo. Salimos del hotel los cuatro hacia la salida, que se encontraba bien cerca, y a sus puestos.....
Salimos Urbano y yo juntos pero en seguida me dejó ya que él está mucho más fuerte y quería hacer buena marca; por el km 5 pasé en 23´12´´ (a 4´38/km), según lo previsto, además era terreno muy favorable, bien llano picando hacia abajo. Los cinco kms siguientes tenían un poco de subidina, pero tampoco demasiado, la pasé en 23´22´´ (a 4´40/km) y con muy buenas sensaciones. En el km doce me tomé un gel y mucha agua que ya apretaba el calor. Pasamos por delante del hotel, donde estaba Dolores haciendo fotos 

Y llegamos al quince, 23´16´´ (a 4´39/km), clavados a los anteriores, ya sólo queda el último tirón, el calor se hace más fuerte, hay que beber mucho, en los puestos hay bebida isotónica que viene muy bien, y llegamos al 20, 23´48´´ (a 4´45/km), un poco por encima pero bastante bien y con fuerza para los últimos metros, por una meta que se ve al fondo, con numeroso público, entre los que están Dolores y Pili (que ya había terminado el diez mil), entrando en meta con un tiempo de 1h 39´24´´ (a 4´42/km), cumpliendo el objetivo y con muy buenas sensaciones. Coger la medalla, beber mucho y comer plátanos y naranjas que el calor era mucho. 

Una buena ducha y unas cervezas antes de comer, y con las mismas nos despedimos de Vitoria después de un gran fin de semana con gran compañía, que nos vamos en dirección Limpias (Cantabria) que vamos hacer una excursión por el precioso Valle del Asón